Casi se me pasa, será que ando distraía ultimamente. Pero aquí estoy, con un cielo nublado, lleno de agua en gotitas a punto de caer. Se me hizo memoria este día, se me hizo nostalgia. Después de chatear y usar las últimas tecnologías para comunicarme, después de leer mensajes en los cuales se notaba que ni las tic´s pueden solucionar los problemas de comunicación, ya que cuando no hay disposición a escuchar al otro, es difícil resolverlo aunque uno tenga muchos medios a la mano. Después de todo eso, y de ver varios pasaportes viejos, libretas de casamiento, fotos antiguas de la familia. Después de recibir a los que se habían ido lejos, después de todo eso, acá estamos esperando ver llover.

Entonces pase la mirada por todas las fotos que tengo guardadas en la compu, viejos y jóvenes fotógrafos, lejanos y cercanos, a color y a blanco y negro, analógicos y digitales, hispanos, gringos y europeos y me decidi.

Un latino, hispano, viejo, documentalista, analógico, blanco y negro. Volví a lo básico, al documental más puro. Me quedo solo con las ganas de comunicar, de contar historias, sin más pretensiones.

Me quedo con él, me vuelvo a enamorar de sus fotos, lo envidio, lo quiero, me pregunto cuando me saldrá una foto así. Me contesto. Me cuestiono y cuestiono todo a mi alrededor. Y solo me quedo con las ganas de contar historias. Miro por la ventana, todavía no llueve, pero esta en ese punto justo para tomar la cámara y hacer una foto gris. Si termino este mensaje rapido, intentare sacar la cámara y antes que llueva bajar de casa a hacer unas fotos, quizás después me anime a mostrárselas.

Por ahora solo 1 fotografo, 1 poema y una película para pasar el sábado en casa, bajo la manta de siempre, acurrucados, por suerte esta noche acompañada.

1 FOTÓGRAFO

Francisco Mata Rosas

Nació en el ´58, estudio comunicación, se hizo fotoperiodista. tomo la gran tradición mexicana en fotografía y se hizo grande. de los mejores exponentes contemporaneos.

su primer libro América profunda (1992) es una síntesis en su nombre de lo que es su fotografía.

Nada más que decir.

 

mexico-tenochtitlan

Auto de FŽ

La fe en cuba

tumblr_lhhht8M6wR1qcfe4eo1_500

1 POEMA 

Tenochtitlán

Moctezuma

Grandes montañas han llegado, moviéndose por la mar, hasta las costas de Yucatán. El Dios Quetzacóalt ha vuelto. Los indios besan las proas de los barcos.

El emperador Moctezuma desconfía de su sombra.

-¿Qué haré? ¿Dónde me esconderé?

Moctezuma quisiera convertirse en piedra o palo. Los bufones de la corte no consiguen distraerlo. Quetzacóalt, el dios barbudo, el que había prestado la tierra y las hermosas canciones, ha venido a exigir lo que le pertenece.

En antiguos tiempos, Quetzacóalt se había ido hacia el oriente, después de quemar su cada de oro y su casa de coral. Los más bellos pájaros volaban abriéndole camino. Se hizo a la mar en una balsa de culebras y se perdió de vista navegando hacia el amanecer. Desde allí, a regresado ahora. El dios barbudo, la serpiente emplumada, ha vuelto con hambre.

Trepida el suelo. En las ollas, bailan los pájaros mientras hierven. Nadie ha de quedar, había presentido el poeta. Nadie, nadie, nadie de verdad vive en la tierra.

Moctezuma ha envíado grandes ofrendas de oro al dios Quetzacóalt, cascos llenos de polvo de oro, ánades de oro, perros de oro, tigres de oro, collares y varas y arcos y flechas de oro, pero cuanto más oro come el dios, más oro quiere; y ansioso avanza hacia Tenochtitlán. Marcha entre los grandes volcanes y trás él vienen otros dioses barbudos. De las manos de los invasores brotan truenos que arden y fuegos que matan.

¿Qué hare? ¿Dónde me iré a meter?

Moctezuma vive con la cabeza escondida entre las manos.

Hace dos años, cuando ya se habían multiplicado los presagios del regreso y la venganza, Moctezuma envío a sus magos a la gruta de Huémac, el rey de los muertos. Los magos bajaron a las profundidades de Chapultepec, acompañados por una comitiva de enanos y jorobados, y entregaron a Huémac, de parte del emperador, una ofrenda de pieles de presos recién desollados. Huémac mandó decir a Moctezuma:

-No te hagas ilusiones. Aquí no hay descanso ni alegría.

Y le ordenó hacer ayuno de manjares y dormir sin mujer.

Moctezuma obedeció. Hizo penitencia larga. Los eunucos cerraron a cal y canto las habitaciones de sus esposas y los cocineros olvidaron sus platos preferidos.

Pero entonces fue peor. Los cuervos de la angustia se precipitaron en manadas. Moctezuma perdió el amparo de Tlazoltéolt, la diosa del amor que es también la diosa de la mierda, la que come nuestra porquería para que el amor sea posible; y así el alma del emperador se inundó, en soledad, de basura y negrura. Envío nuevos mensajeros a Huémac, una y otra vez, cargados de súplicas y regalos, hasta que por fin el rey de los muertos le dio cita.

La noche señalada, Moctezuma fue a su encuentro. La barca se deslizo hacia Chapultepec. El emperador iba parado en la proa, y la niebla de la laguna habría paso a su radiante penacho de plumas de flamenco.

Poco antes de llegar al pie del cerro, Moctezuma escuchó un rumor de remos. Una canoa irrumpió, veloz, y alguien resplandeció por un instante en la bruma negra: iba desnudo y solo en la canoa y alzaba el remo como una lanza.

-¿Eres tú Huémac?

El de la canoa se arrimo hasta casi rozarlo. Miró a los ojos del emperador, como nadie puede. Le dijo: “Cobarde” y desapareció.

Eduardo Galeano. Memoria del fuego. I Los nacimientos.

1 PELÍCULA

bueno 3, no me puedo decidir. Pero del mismo director.

Arturo Ripstein. (mexicano)

Profundo carmesí

La reina de la noche

La mujer del puerto

Anuncios