A cuatro horas de Popayán, en La Mesa, Patía, con la Cordillera Occidental como escenario, cerca de 3000 campesinos cocaleros se reunieron durante 4 días para discutir el punto 3 de la Agenda de La Habana “Solución al problema de las drogas ilícitas” y llevar su propia propuesta a la mesa de los Diálogos por la Paz.

 

Subimos a la chiva para partir cerca de las 4 am, Popayán esta todavía a oscuras, tardaremos casi 2 horas en arrancar ya que debemos esperar a unos muchachos que vienen viajando desde Timbiquí. Mientrás escuchamos cumbias y desempolvamos canciones de revoluciones pasadas, “a desalambrar” en la voz de Daniel Viglietti trae recuerdos a mí memoria. Cuando finalmente llegan los compañeros suben a la chiva y arrancamos. Tardaremos un rato en ver los primeros rayos del sol y el camino será frío. Me habían advertido que en el Patía hacía mucho calor así que no llevo abrigo en mi mochila. Solo me queda tomar el saco de dormir y cubrirme con él.

Antes de salir de Popayán había mirado en internet hacia donde vamos, el corregimiento de La Mesa en el Patía aparece claramente en el mapa virtual. Viajando por la carretera Panamericana, después de pasar por el Bordo se toma una desviación a mano derecha, estamos entrando en “zona roja” nos advirtieron, territorio donde los movimientos guerrilleros tienen presencia hace muchos años.

En este punto de nuestro camino nos paran y saludan en un retén del ejercito. Nos levantan el pulgar en señal de que no hay problemas y podemos continuar. Seguimos por ruta asfaltada para luego entrar por camino destapado, bordeando cultivos de arroz, café, plátano, ganado y algunas zonas verdes de matas de coca a ambos lado de la ruta. Vamos subiendo lentamente para ir internándonos en la Cordillera Occidental. Pasaremos por La Fonda, Sajandi, Betania, Vitonco y Santa Rosa antes de llegar a La Mesa.
IMG_462801
Según nos cuenta un compañero de viaje que ya ha visitado varias veces La Mesa, mientras conversábamos debajo del saco de dormir, este es un corregimiento que ha podido llevar a cabo un plan de autogestión, donde los vecinos trabajan de forma comunitaria y han logrado, “juntando de a 20 mil pesos por cada hombre mayor de 14 años y de a 10 por cada mujer”, comprar sus propias maquinarias para asfaltar la ruta y desbloquear los caminos cuando hay derrumbes, “gestionar en el Bordo una maquina lleva días y tarda más todavía en llegar” nos dice más adelante un vecino. Además deciden en asambleas cada tema a tratar sobre su corregimiento y así han decidido colaborar con el Encuentro de Cocaleros que se llevará a cabo este fin de semana y prestar sus casas para que los campesinos de todo el país se reúnan.

Estamos cerca de la mitad del camino cuando llegamos al Río Patía, ancho, caudaloso y de un marrón intenso como la tierra, cruzamos con facilidad y un poco mas allá nos encontramos con un nuevo retén, esta vez no es del ejercito colombiano, nos saludan cordialmente jóvenes de no más de 20 años, preguntan hacia donde nos dirigimos y nos invitan a seguir. Me impresiona lo jovenes que son, tanto como en el retén anterior, pero alguién en el asiento de atrás me dice con justa razón “la edad en el campo es relativa”, lo comenta mientrás por al lado de la chiva pasa un niño de unos 12 o 13 años conduciendo una moto a toda velocidad, solo atino a reírme y asentir con la cabeza. Desde allí tenemos hora y media en la chiva, en una ruta todavía llena de curvas a la par del acantilado donde varias veces pararemos para cruzar lentamente alguna acequia que se ha llevado un poco de camino.

En La Mesa nos esperan cerca de 3000 campesinos, productores de hoja de coca, en el Encuentro Nacional de Cocaleros organizado por Agro-Patía, Marcha Patriótica, ASCAMPROET, Campesinos del Municipio de Sucre, la Asociación Comunitaria por los derechos a los servicios públicos, la Feu Cauca y la JUCO. Para hablar, compartir experiencias, contar la situación de sus pueblos y corregimientos y buscar una nueva opción a la erradicación de la planta de coca,  para llevar su propuesta de usos alternativos para hacer frente a la erradicación a los diálogos de paz en la Habana en donde se debate que debe hacerse con los cultivos llamados “ilícitos” en Colombia.

Muchos de los que allí se encuentran han sido amenazados y han puesto precio a su cabeza, los cocaleros y los representantes de cada municipio se cuidan las espaldas. No les gustan las fotografías y preguntan varias veces quienes somos. Les mostramos la acreditación oficial de prensa y se sienten más tranquilos, pero igualmente será difícil.

IMG_457301

El encuentro dura 4 días. El viernes empiezan a llegar al pueblo y se reparte el día entre acomodar a los recién llegados en las casas de los vecinos, la escuela y las iglesias, hay 3 en La Mesa: una cristiana, una pentecostés y una evangélica, hasta el villar frente a la plaza servirá para instalar carpas y colchonetas.

El sábado serán las intervenciones generales y los saludos de bienvenida. Pasaran por el escenario representantes de los campesinos cocaleros de El Bordo, La Mesa, Timbiquí, Sucre, Rosas, y muchos más de la cordillera y otros lugares fuera del Cauca. También lo harán estudiantes provenientes de la universidad.

IMG_452501

Esa tarde mientras sesionaban subimos una loma hasta la cruz que estaba en la punta, mientras subíamos vimos el pueblo lleno de gente y me atacaron los zancudos, recurrimos al viejo truco de frotar unas hojitas de una planta que andaba por ahí con un poco de saliva para hacer de repelente, pero la verdad funciono a medias. Todavía tengo las marcas y parece que me hubiera dado un ataque de varicela, pero la foto desde arriba del cerro la pude hacer. La vista realmente era increíble, desde allí nos contaron las historias de caminatas de idas y vueltas por la cordillera.

IMG_459001

IMG_458301

IMG_458601

El domingo es el día de la feria en La Mesa, llega gente de toda la cordillera para el mercado. Harán su aparición los juegos de apuestas, los vendedores, las mulas y caballos cargados de mercancías. Todos los domingos se colocan bajo el techo de la plaza, pero esta vez cedieron su lugar, entonces vemos los puestos en las calles de alrededor.

IMG_453301
IMG_459701

IMG_460701

Este día se trabaja dividido en 4 mesas repartidas a lo largo del pueblo, trabajarán toda la mañana y tarde sobre los puntos focales: “Coca y Juventud”, “Experiencias de resistencia frente a la Coca” y “Usos alternos de la hoja”. Entre estos usos se tiene en cuenta a la coca como planta medicinal, alimenticia,  espiritual y farmacéutica. Se interrumpe el debate para el almuerzo, que esta repartido en 3 cocinas donde el arroz, con carne y patacón será devorado de un solo bocado. Dicen que 15 reces se faenaron para el encuentro, pero nadie sabe asegurar si no fueron mas. El calor del día y la lluvia de la noche acompañara estos días a los cocaleros. Todos llevan puestas sus botas pantaneras.

IMG_466601

IMG_463801

IMG_449601

IMG_448901

IMG_448101

Después del almuerzo se retorna la jornada y solo se volverá a interrumpir cuando llega la hora de merendar y hace su aparición el pastel de harina de coca y el té también a base de la planta. El pastel desaparecerá en un abrir y cerrar de ojos, los niños se llevan varias porciones para la mamá, la abuela y los hermanitos que los esperan en la casa al regreso. Todos preguntan la receta para hacerlo en casa y comprarán el librito donde viene escrita.

IMG_463901

IMG_463501

Para el que quiera esta la hojita de coca esperando ser mambeada, aquí ya son menos los que incursionan en este rito tradicional. Pero la coca tendrá su presencia a lo largo de todo el encuentro.

IMG_456901

Cuando cae la noche llega el momento de relajarse y el encuentro pasa a ser cultural. Bailaron los niños del La Mesa, se estampan camiseta con el rostro de Bolívar y el logo del encuentro, se enseña a los mas jóvenes a hacer stencil con la cara del Che, la mascara de los indignados y vuelve a aparecer Bolívar, será sin duda el personaje más solicitado. Es hora de mirar la exposición de fotos sobre el paro agrario e intentar reconocerse en ellas o encontrar la participación del propio municipio. Los recuerdos afloran y la charla se extiende. Se proyectan documentales sobre la coca y el paro, y la gente pide más.

IMG_466901

IMG_454901

IMG_456801

IMG_459201

IMG_453101

Para terminar llega la música, pasan por el escenario el maestro poeta de la Mesa que le habla al hijo enfermo, el cuentero que busca la Paz que fue secuestrada por Guerra y Desigualdad, la niña que hace su debut con una canción de amor adolescente, el cantante que habla de amores traicionados, el joven del hip hop, un corrido mexicano que le canta a los raspachines, y el cierre esta en manos de los mariachis con canciones de penas de amor. La música invade a La Mesa y todos se ponen a bailar. La cerveza y el aguardiente hacen su aparición, se comparte hasta bien entrada la noche.

IMG_467601

Como recuerdo quedan unos murales pintados por los jóvenes del colegio con la ayuda de artistas plásticos invitados de Popayán, y un documento que buscara llegar a La Habana y dar vos y presencia a los campesinos que se preguntan que hacer con la coca. Su posición será clara y contundente, “estamos en contra de las fumigaciones que arrasan con nuestros pueblos, no queremos la erradicación, hay que salvar a la planta de coca que es tradición y cultura para nuestra gente, la coca  planta ancestral será fuente de trabajo y progreso para estos pueblos olvidados de Colombia.

El camino recién comienza.

IMG_451801

IMG_455401

IMG_448401

Nos despedimos, la chiva nos espera, al subir nos vamos quedando dormidos a medida que avanzamos por la ruta bajando de la cordillera central, el sol se va poniendo entre los cerros y las nubes, por fin nos quedamos dormimos en el hombro del compañero. El viaje de vuelta será más lento.

IMG_452201

IMG_461201

Dejamos atrás a La Mesa, nos vamos olvidando del Patía, sus montañas y sus encuentros, que por momentos parecen salidos de un cuento de García Marquez, aunque en mucho pareció superar al realismo mágico de Macondo.

IMG_469001