IMG_473901IMG_473601IMG_473501IMG_473401

La serpiente muda su piel, va dejando tras de sí un rastro de escamas retorcidas y transparentes, secas, sin ninguna belleza. Pero cuando muestra su nueva piel, se encuentra en pleno éxtasis de su belleza natural, poderoso, brillante, joven otra vez, para mostrar el poder de su naturaleza.
La última vez que mudo su piel fue hace más de 10 años, su ciclo se estaba acercando otra vez, la encuentra indefensa debajo de una rama, oculta de los depredadores mientras se transforma, en plena metamorfosis, volviendo a ser sí misma, buscando su poder natural emanado de la diosa.
Anuncios