Esta mañana cuando desperté la ansiedad latía en mí. Por los proyectos nuevos, por los cambios que se avecinan, por todos aquellos emprendimientos que están por salir, por los chicos en vacaciones de 24 hs.

Por esto necesitaba salir un rato de casa y poner el cuerpo en movimiento. Llame a mi amiga Fer y con ella y su hijo nos fuimos a dar una vuelta por la ciudad. Pero no quisimos hacer el recorrido tradicional por el Centro Histórico de Popayán. Así que tomamos un camino lleno de hojas secas que va por detrás de la terminal de buses. Allí nos encontramos con el barrio Santa Clara.

Sus callecitas estrechas, de casas bajas conservan ese encanto de pequeña ciudad, que se mezcla con las señas de un pasado (y presente) relación  con el campo. Aún pueden verse los pastizales donde andan las vacas con sus terneros.

7

5

3

Juanse se entretuvo conversando con los terneros y corriendo recogiendo hojas secas. Como las calles son estrechas si hay que prestar atención de que los niños no se bajen del andén, pero teniendo la mirada atenta, no hay ningún problema y el paseo es super agradable.

El sol estaba bastante fuerte así que tratamos de buscar sombra y sentarnos a descansar.

17

 

Nuestro camino continuo hacia el barrio Antonio Nariño y al llegar a un pasaje, nos encontramos con una calle casi escondida lindera de la pista del aeropuerto. No tuvimos la suerte de ver despegar un avión, pero si pudimos refrescarnos con la brisa y los lindos verdes del campo donde crecen flores preciosas y encontramos unas plantas de lulo ya casi maduros. Un lugar ideal para andar en bicicleta, ya que casi no pasan carros por allí.

13

12

10

Salir a pasear con los chicos en vacaciones es un plan genial, aprovechando a conocer los barrios de la ciudad menos turísticos pero llenos de grandes sorpresas. Estos barrios están a solo 5 minutos del centro. No hay excusa para no recorrer sus calles.

19

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios